¿La micropigmentación duele?

Ana Paula Landi MICROPIGMENTACION EN BARCELONA

La micropigmentación es una técnica de maquillaje permanente muy requerida por nuestros clientes. A través de este tratamiento se logra redefinir y mejorar el aspecto de algunas partes del rostro para que estén en armonía entre ellas y para que tú ahorres tiempo en tu maquillaje cotidiano.

Al efectuar este tratamiento estético profesional, se experimentan molestias; no se puede hablar propiamente de dolor, pero se trata de una sensación propiamente no placentera según el grado de soportación del dolor de cada uno de nosotros.

Cada persona tiene su nivel de tolerancia y sensibilidad al dolor respecto a cada estímulo al que viene sometido.

En la micropigmentación el dolor, aunque sea muy subjetivo, se evidencia en zonas más sensibles como los labios y los ojos. Mientras que en las cejas se considera que el dolor sea más soportable.

Eso depende de numerosos factores.

¿Qué provoca el dolor?

Para llevar a cabo ese tratamiento de maquillaje permanente se utiliza una herramienta que se conoce también con el nombre de demógrafo que se compone por un cuerpo motor y una aguja con una punta muy fina que, impulsada eléctricamente, aplica el pigmento en la piel con un fondo que va entre 0,7 y 1,7 mm.

¿Qué tamaño tienen las agujas?

Cada aguja puede tener un tamaño diferente en relación a la maquinaria utilizada.

Cada aguja se considera apropiada para el tratamiento de una determinada zona del cuerpo.

Existen distintos cabezales:
– Los cabezales 1/2/3/5 se caracterizan por tener una punta redonda;
– Los cabezales 4 y 6 por tener una punta plana;
– El cabezal 7 por ser magnum, etc.

Utilizando el correcto cabezal es más fácil redefinir, rellenar, dar uniformidad a una zona con el pigmento de forma más fácil y perfecta. No obstante eso, en general sea cual sea el tamaño de la aguja (menos que no sea la aguja con cabezal nano), las molestias no varían, en cuanto el nivel de dolor es subjetivo.

¿Qué se puede considerar "dolor"?

Esa sensación incómoda se produce por la estimulación de las terminaciones nerviosas específicas de una zona.

En nuestra piel hay muchísimos receptores que según la zona del cuerpo en la que se encuentran adquieren un nombre distinto; por ejemplo los mecanorreceptores que se dividen en nociceptores y termoreceptores según las condiciones temporales, y se consideran los receptores de la presión del epidermis.

El dolor en la micropigmentación

El dolor se experimenta de forma personal y en una zona concreta por una elevada captación sensorial.

Durante el tratamiento la sensación de dolor puede variar pero nunca se habla de dolor como tal, sino de molestia, como un toque leve y soportable, como el que se experimenta al depilar las cejas.

Si el cliente es un sujeto alérgico o muy sensible, se puede aconsejar el utilizo de una pomada calmante para aliviar la sensación incómoda de la aguja en el epidermis.

En definitiva, no se puede hacer un discurso generalizado debido a la infinita variedad de sujetos que se someten a esa técnica y a las distintas tolerancias de cada uno de ellos.

Para más información, puede ponerse en contacto con nosotros por email: info@anapaulalandi.com

Alessandra Ferrara / Ana Paula Landi Micropigmentación