NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW NUEVO TRATAMIENTO → HYDRA GLOW

Micropigmentación y cáncer: belleza y autoestima

¡COMPARTE!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

La mayoría de nosotros tendemos a relacionar la micropigmentación con el maquillaje y la belleza. Como una forma más de facilitar a las mujeres el estar más bellas cada día. Pero la micropigmentación va mucho más allá. En muchas ocasiones se convierte en una solución que ofrece autoestima y amor propio a mujeres que han pasado por momentos difíciles, como un cáncer o un tratamiento farmacológico intensivo.

En muchas ocasiones es muy normal pensar en micropigmentación y relacionar la técnica como una manera de embellecer nuestro cuerpo. Y es que, el llamado maquillaje permanente, es la solución que permite a muchas mujeres embellecer sus labios, ojos o cejas sin necesidad de tener que usar maquillaje.

Sí, es cierto, micropigmentación es belleza.

Pero el mundo de la micropigmentación también va mucho más allá; cuando se convierte en una solución de autoestima para aquellas personas que han vivido un momento difícil con consecuencias físicas, como el tratamiento de un cáncer.

Y es que las personas que deben someterse a cirugías a causa de un cáncer conviven con cicatrices o pérdida de vello. Estas situaciones, muchas veces, conllevan falta de autoestima, que se suma al ya estrés psicológico que conlleva convivir con la enfermedad. El tratamiento oncológico, en muchas ocasiones, comporta una alteración física de la persona que afecta 100% de manera negativa a su autoestima y confianza.

Uno de los ejemplos más significativos son las mujeres con cáncer de mama que han tenido que someterse a una mastectomía, que suelen sufrir la incomodidad de no reconocerse en su cuerpo debido a la falta de la areola mamaria.

Pero no solo las pacientes con cáncer de mama sufren consecuencias en su cuerpo derivadas del tratamiento oncológico. La mayoría de personas que se someten a tratamientos invasivos, como la quimioterapia o la radioterapia, no solo sufren pérdida capilar en la cabeza, sino también en las cejas o las pestañas.

Es por estas razones que, para todas esas personas la micropigmentación se convierte como una excelente solución a las necesidades estéticas que les permitan recuperar su confianza y amor propio ante el espejo.

Pero, antes de nada: ¿Qué es la micropigmentación?

La micropigmentación se encarga de inyectar pigmentos bioabsorbibles en la piel para corregir, dar color, intensificar o diseñar la forma de determinadas partes del cuerpo, como los labios, las cejas, los ojos o también las areolas mamarias o la cabeza en casos de alopecia.

Gracias a la micropigmentación podemos facilitar la vida a muchas mujeres. Por ejemplo, en los labios permite no tener que recurrir constantemente al perfilador o la barra de labios o en las cejas permite reconstruir su forma y crecimiento del vello para dejar de usar cada día la sombra de cejas.

Pero además de estos beneficios estéticos, la micropigmentación permite también disimular la pérdida de vello en zonas tan imprescindibles del rostro como las cejas o las pestañas, así como reconstruir la areola mamaria tras una cirugía de cáncer de mama o disimular cicatrices después de superar un tratamiento oncológico.

Los pigmentos usados durante la micropigmentación se insertan en la piel a través de una herramienta llamada demógrafo, formada por finas agujas. El proceso de micropigmentar no suele llevar más de 2 horas y sus resultados pueden durar hasta los 4 años.

En este sentido, hay que diferenciar muy claramente la micropigmentación del tatuaje. Durante muchos años, se han comparado ambas técnicas, llegando a llamar a la micropigmentación erróneamente como maquillaje permanente. La micropigmentación no es una técnica permanente, ya que los pigmentos se insertan en la hipodermis. Además, las herramientas con las que se trabajan ambas técnicas son totalmente distintas, siendo la micropigmentación una técnica menos invasiva que el tatuaje.

¿Por qué la micropigmentación es una solución tras el proceso de tratamiento oncológico en pacientes con cáncer?

Cuando una persona es diagnosticada con cáncer, se somete a un intenso tratamiento farmacológico, psicológico y de cirugías que afecta a su aspecto físico. Los pacientes con cáncer ya sobrellevan la carga psicológica que es hacer frente a la enfermedad, los cambios físicos pueden agravar más la situación que vive el paciente.

En este sentido, la micropigmentación se convierte en una gran ventaja para los pacientes de cáncer. En el caso de cejas y pestañas, que suelen perderse tras los tratamientos de quimioterapia, la micropigmentación es una solución perfecta para recuperar el vello perdido. Técnicas como Soft Brows, la técnica de Landi Studio que combina Sombreado + Pelo a pelo, permiten reconstruir de una manera hiperrealista el crecimiento natural del vello de la ceja. Así pues, también aportan más profundidad a la forma de la ceja, gracias al efecto make up del sombreado.

En cuanto a los ojos, el delineado de ojos interciliar permite aumentar la sensación de más pestañas, multiplicando su intensidad.

Micropigmentación y pacientes con cáncer

Como ya nos hemos referido, la micropigmentación puede ser una técnica perfecta para ayudar a los pacientes con cáncer a sobrellevar la caída de cejas y pestañas.

Además, también puede ser una técnica recurrente para camuflar cicatrices tras la cirugía o reconstruir la areola mamaria tras la mastectomía.

Micropigmentación de cejas y pestañas

Las cejas y pestañas no solo sirven para aportar color a la mirada. Son una parte fundamental del rostro de una persona, más allá de la belleza: aportan expresividad y definen el yo de nuestro rostro.

Las personas sometidas a quimioterapia suelen sufrir las consecuencias físicas de perder las cejas, algo que afecta negativamente a la expresividad de su rostro.

Gracias a la micropigmentación podemos recuperar la intensidad, forma y diseño de cejas y pestañas. Además, sin tener que recurrir a maquillaje o elementos artificiales, como las pestañas postizas.

Eso sí: lo ideal es realizar el tratamiento de micropigmentación antes de someterse al tratamiento oncológico. De esta manera, afecta lo menos posible a la persona mientras dure la fase medicamentosa. Si la persona realiza la micropigmentación antes de la caída capilar, la perdida del vello no será tan brusca y ayudará antes a proteger su autoestima.

Micropigmentación de la areola mamaria: autoestima tras la mastectomía

Para las mujeres que se han sometido a una mastectomía, la micropigmentación es una manera de recuperar el aspecto físico de sus mamas.

En este caso, el procedimiento se realiza siempre después de la cirugía. Eligiendo el color del pezón según el tono de piel, para que el resultado sea lo más natural posible. El resultado ayuda a la mujer a recuperar su amor propio y a volver a sentirse a gusto consigo misma y con su reflejo.

La concienciación de la micropigmentación después del cáncer

Desde Landi Studio queremos poner nuestro granito de arena en la concienciación de la micropigmentación en la reconstrucción de la areola mamaria. El impacto de una mastectomía en una mujer es brutal. En muchas ocasiones, éstas no tienen ni los recursos informativos ni económicos para realizar este procedimiento. Debemos concienciar a la población y a los médicos para hacer llegar la técnica de la micropigmentación a las mujeres que han sufrido este proceso. En muchas ocasiones, no tener la oportunidad de hacerlo puede conllevar consecuencias emocionales de por vida.

Y es que, como ves, los beneficios de la micropigmentación en los pacientes con cáncer van mucho más allá del componente estético. En estas personas, la micropigmentación se convierte en la solución para aumentar la autoestima. También en un componente de ayuda psicológica, que puede resultar fundamental para la persona en su proceso de superación de la enfermedad. Así pues, la micropigmentación se erige como un servicio fundamental para culminar el tratamiento hospitalario de recuperación de los pacientes oncológicos.

En Landi Studio, queremos ser parte de tu autoestima

Si estás barajando la posibilidad de someterte a  micropigmentación tras un tratamiento oncológico, desde Landi Studio te recomendamos siempre ponerte en manos de profesionales formados y altamente cualificados, como nuestro equipo. Además, debes consultar todas las dudas que te plantee el tratamiento. Así como asegurarte que el estudio cuenta con las máximas garantías en bio-seguridad que exigen la Unión Europea y el Ministerio de Sanidad Español.

En Landi Studio contamos con todas estas garantías y estamos a tu lado para darte la mano en el camino tras el proceso oncológico para que nuestra micropigmentación se convierta en el rayo de luz que recupere tu autoestima.

¡COMPARTE!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp